domingo, 11 de noviembre de 2012

Casa Club de Golf El Prat: Jose A. Coderch

Uno de los últimos trabajos que he realizado, y de los que en cierto modo me siento muy orgulloso de la resolución del mismo, es el proyecto de “Rehabilitación de la Casa-Club del Real Club de Golf de El Prat”, situado en Cataluña, en el Municipio de El Prat de Llobregat, en las inmediaciones del Aeropuerto de Barcelona-El Prat y con vistas al mar Mediterraneo.
Edificio construido en 1955, siendo creación del genial arquitecto José Antonio Coderch y de Sentmenat (1913-1984), para muchos el verdadero protagonista del renacimiento de la arquitectura española de la postguerra, aunque no fue uno de los edificios emblemáticos del mismo, donde se podría destacar la “Casa Ugalde”, el edificio “Girasol” en Madrid, o el edificio de la calle “Joahann Sebastian Bach” en Barcelona, entre otros muchos.


Volviendo al edificio en cuestión, este es de una sola planta, formado por pabellones de ladrillo y vidrio, cubiertos por una losa plana de hormigón armado que unifica todo el conjunto. Las diferentes partes se estructuran alrededor de un patio extendiéndose a dos alas principales, formando una “L” abierta. Tanto la zona de entrada como la salida a la terraza posterior se caracterizan por el giro de la cubierta que define los porches.
 
 
Las fachadas son de ladrillo visto, cortados por la mitad y dejando la cara más rugosa vista, y grandes paramentos de vidrio, todo el conjunto es muy sobrio y de estilo racionalista.
 
 
 
En posteriores intervenciones, una en 1968 por los arquitectos Alfonso Milá y Federico Correa, y la última en 1987 por el arquitecto Francesco Soro, se amplió las alas del edificio, de forma poco respetuosa con el diseño original. También se cubrió el patio principal, originalmente descubierto.

 

Los espacios interiores son articulados alrededor del patio, con gran transparencia y vistas al exterior. El edificio establece una clara relación con el entorno situándose por debajo de las copas de los pinos. Las panorámicas desde el edificio y las terrazas permiten observar el campo de golf y el mar de fondo.

He querido mostrarle este edificio, que siendo de hace más de 50 años podría haberse diseñado hoy en día sin que estuviera “pasado de moda”.

El inconveniente para la rehabilitación es el alto coste del mismo, y en el que las distintas administraciones no se ponen de acuerdo en quien de ellas debe afrontar dicho coste, por tanto solo nos queda contemplar como se va deteriorando esta joya de la arquitectura poco conocida y poco valorada, viendo el paso del tiempo, es una pena…