martes, 6 de noviembre de 2012

Vivienda Tradicional Majorera

Para una de mis primeras entradas, como no puede ser de otra manera, empezaré a dar a conocer la vivienda tradicional Majorera, perteneciente a la isla de Fuerteventura, en Canarias.
 
Existen las viviendas prehispánicas, las edificaciones construidas en los siglos posteriores a la conquista de la isla con claras influencias coloniales y la vivienda tradicional majorera (de piedra, blanca, etc.).
 
La vivienda tradicional
 
Muchos han sido los factores que intervienen en las diferentes tipologías de viviendas; la situación socioeconómica e histórica, junto con los factores humanos, geográficos, geológicos y climatológicos (sobretodo el viento), son algunos de ellos.
 
Materias primas: La piedra y la madera.
 
Detalle fachada piedra
La piedra para levantar los muros se recogía en los fondos de los barrancos y en las cercanas pedreras naturales. Los depósitos sedimentarios de caliche abundaban en Fuerteventura y con él se obtenía, cocido en el horno, la cal. La cal se utilizaba como mortero y para encalar las paredes al igual que el barro que mezclado con paja servía para la fabricación del techo.
 
Hornos de cal
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El uso de la madera, en muchos casos importada, se puede observar en otros elementos de la casa, como en balcones, ventanas, puertas y en el armazón de los tejados.
 
Tipología de la vivienda tradicional
 
La casa humilde es lineal, en L o U, de una sola planta y a veces de dos, y de una dependencia a la que se van añadiendo más con el tiempo (comedor, sala de estar, cocina, dormitorio, corral, granero, etc.). El suelo es de tierra o de hormigón apisonado. La casa majorera posee un patio lateral cerrado por muros o central rodeado por las diferentes dependencias. La vivienda tradicional apenas tiene ventanas y si muchas puertas.
 


 
 
En un primer momento la casa es construida de piedra. Con el tiempo se le añade un encalando de cal, dejando algunas piedras al descubierto, y sobre este la común franja de color que bordea la edificación, las exiguas ventanas y las puertas. Destacan los techos de torta de barro apisonado o de paja. En ciertas ocasiones el techo tiene forma rectangular e inversa a un tejado común para aprovechar el agua de la lluvia, agua que se almacena en un aljibe ubicado en el patio.
 
Las viejas casonas burguesas recuerdan el paso de una burguesía agraria relacionada con el cultivo del cereal. Éstas se construyen con mortero de piedra, cal y barro, pintada habitualmente de barro, con sillares en esquineros y portadas. Las hay de uno y dos pisos, de plantas variadas, patio interior en alguna de ellas, escaleras y balcones de madera y techos de teja árabe. En la casa noble abunda el uso de la piedra y la madera decorada en balcones, puertas y ventanas. El aljibe para almacenar el agua de las lluvias es un elemento primordial en los patios de las casas debido a las repetidas sequías. Destaca la construcción de portadas monumentales.
 Fuente: Gran Enciclopedia Virtual Islas Canarias (gevic.net)
 
Espero que les haya gustado, invitandoles a venir a esta tierra rica en cultura, mas allá del sol y la playa.
 
Hasta la próxima.