viernes, 14 de diciembre de 2012

FIBRA DE CARBONO

Casi siempre relacionamos la fibra de carbono con la industria automovilística, es decir, vemos a este tipo de material en las distintas piezas que conforman un coche deportivo o moto. También podemos encontramos su utilización en aeronáutica y náutica.

Aunque también podemos encontrar este material en utensilios del día a día como puede ser peines, raquetas de padel, relojes, maletas y maletines, cañas de pescar, bastones de senderismo y en un sinfín de objetos.
Pero sin duda la utilidad de este material en la industria de la construcción es más desconocido para las personas que no están relacionadas con dicha industria y e aquí que con este post intentaré explicar como y de que manera se utiliza la fibra de carbono en la Arquitectura e Ingeniería.
A menudo, en los trabajos de reparación y refuerzo de estructuras suelen utilizarse resinas u otros productos sintéticos, bien en forma de mortero o lechada para el relleno de huecos, o bien como adhesivo entre el elemento a reforzar y el material de refuerzo.
La aplicación más frecuente de las resinas epoxi al refuerzo estructural consiste en su utilización como adhesivo entre un elemento de hormigón armado y una banda de acero o lámina de fibra de carbono, aumentado así la capacidad resistente del elemento de hormigón, ya sea una viga, una placa o un soporte. Dejo un esquema para entenderlo mejor:

El empleo de fibra de carbono como sustitutivo del acero tradicional, aporta ventajas como la ausencia de corrosión, se aporta una mínima carga muerta a la estructura, mínimos tiempos de intervención y afectación a la obra. Al ser un producto muy ligero, permite manipularlo con las manos y se adhiere sin necesidad de apuntalar, si bien sus propiedades son claramente superiores al acero tradicional. La reducción en el coste global de aplicación de un refuerzo de fibra de carbono (producto más mano de obra y maquinaria) se sitúa entorno al 30-40% frente a un refuerzo tradicional.

Los campos de aplicación de este material son:
  • Defectos de proyecto y/o de ejecución.
  • Rehabilitación de estructuras.
  • Cambios de uso que conlleven un incremento de cargas.
  • Adaptación a nuevas normativas.
  • Reparación de estructuras dañadas con pérdida de sección resistente (corrosión,…)
Tipo de estructuras:
  • Obra civil:
- Puentes, viaductos: pilas, tableros, vigas,…
- Depósitos y chimeneas
  • Obra de edificación:
- Forjados unidireccionales, reticulares, losa.
- Pilares.
- Vigas.


Como siempre los nuevos métodos, aunque sobradamente probados, no han tenido todavía una buena aceptación en este área, será que como animales de costumbres que somos, tenemos reticencias a lo desconocido, y tampoco ayuda que, aún teniendo una disminución en coste de maquinaria y mano de obra, el precio de la fibra de carbono sigue siendo elevado.
Aquí termino con este post, esperando que haya sido del agrado de todos e intentando dar a conocer otro tipo de utilidad de este material tan versatil que está dentro de nuestra vida cotidiana.
Hasta luego...