domingo, 23 de diciembre de 2012

Museo de Arte de Tel Aviv


Esta vez quiero mostraros esta maravilla donde los espacios diseñados de este extraordinario museo de arte nos dejan sin aliento solo acercándonos a el. Se trata del Museo de Arte Contemporáneo “Herta y Paul Amir” de Tel Aviv.

En 2003 el arquitecto estadounidense Preston Scott Cohen gana el primer premio en el “Concurso Internacional de Herta y Paul Amir”, desarrollando entre 2005 y 2007 el proyecto de ejecución, las obras de este edificio comienzan en 2007, con un presupuesto de unos $55.000.000, finalizando en 2011.

Localizado en el centro del complejo cultural de la ciudad, el programa para el edificio del Museo de Arte de Tel Aviv plantea un desafío arquitectónico extraordinario: resolver la tensión entre el estrecho y peculiar emplazamiento triangular, con la necesidad que todo buen museo debe tener, como son las amplias galerías donde se montan las exhibiciones que a su vez atraen al público dándole vida al edificio.

El reto en este edificio, con dicha forma triangular, es encontrarle lo rectangular siendo esta la premisa principal para el arquitecto.
 
 
 
La solución: Un sútil giro de las superficies geométricas (parábolas hiperbólicas) que conectan a los ángulos dispares entre las galerías y el contexto, mientras que refracta la luz natural en los más profundos recovecos del edificio semienterrado. Para que lo entendamos, quiere decir que solo cambiaron la perspectiva del problema al girar las galerías para hacerlas encajar de manera natural y con un uso inteligente de la luz natural del edificio logran la sensación de confort y nivel de atención que se necesita para una experiencia completa.
 
En las propias palabras de la gente de Preston Scott Cohen:
 
El edificio representa una síntesis inusual de dos paradigmas opuestos para el museo contemporáneo: el museo de cuadros blancos neutros y el museo del espectáculo arquitectónico. Galerías individuales de formas rectangulares, todo se organiza en torno a la “Cascada de Luz“, cerca de ochenta y siete pies de altura del atrio espiral (aproximadamente 29 metros).
 
El nuevo edificio se refiere a la construcción original, de tal manera que los dos pueden ser vistos como un aire de familia. Al mismo tiempo, se refiere a una tradición más amplia de lo nuevo que existe dentro de la cultura arquitectónica israelí. Los vocabularios múltiples de Mendelsohn y el modernismo de la Bauhaus en Tel Aviv se vuelven a sintetizar en un lenguaje arquitectónico que es internacionalista y progresista en su orientación cultural.
 
 
Programa del edificio: 18,500 m2 incluyendo la galería de arte de Israel; La galería de Arquitectura y diseño; La galería de pintura; Espacio de exposiciones temporales; Centro de estudio de fotografía; Auditorio; Salas para seminarios y conferencias; Librería de Arte; Restaurante; Oficinas de administración, entre otras estancias.
 
Principales materiales: Prefabricado de hormigón armado en fachadas, hormigón laborado en obra en la “Cascada de luz”, vidrio,  madera acústica ranurada de arce en el techo del vestíbulo,y en las paredes de la biblioteca y del auditorio, y acero en la estructura.
Sin lugar a dudas, este edificio por si mismo es una caja bien esculpida que alberga arte, es decir arte x arte. ¿Quién se puede resistir su visita?...
 
            Museo de Arte de Tel Aviv