sábado, 16 de noviembre de 2013

Kenzo Tange

Como ya avanzamos en el post sobre la arquitectura japonesa contemporánea, del primer arquitecto japonés que hablaremos es de Kenzo Tange.


Este genial arquitecto (1913-2005) nació en Osaka, Japón.
Según cuentan, Kenzo no tenía ninguna intención de estudiar arquitectura pero se topó con la obra de Le Corbusier que le impresionó y le llevó a la determinación de estudiar esta profesión, la cual la realizo en la universidad de Tokio.

Su tesis doctoral versó sobre la estructuración de los espacios en las grandes ciudades, considerando los desplazamientos que se producen entre los lugares de trabajo y los de residencia.

Esto llevó que le encargaran la reconstrucción de Hiroshima la cual quedó reducida a cenizas después de la bomba atómica, en cuya zona más afectada, Kenzo levantó un museo, y el llamado parque de la paz símbolo de pacifismo, convirtiéndose en referente internacional de la modernización del Japón. Como en casi toda su obra, el museo Centro de la Paz se construyó en hormigón armado apoyado sobre pilares rememorando los principios de Le Corbusier.


Aunque prácticamente toda su obra se realizó en su Japón natal, Kenzo realizó obras en otros lugares, como el encargo de realizar una ciudad para 60000 personas en Sicilia, Italia.

Creemos, desde nuestra perspectiva, que una de las obras representativas del estilo de Kenzo Tangen es la catedral de Santa María de Tokio, un edificio diseñado en 1965, el cual se centra en una aguja helicoidal de hormigón y vidrio, flanqueada por cuatro cubiertas parabólicas de acero inoxidable. Para diseñar este edificio, Tange visitó numerosas catedrales medievales y góticas en Europa Al ver su grandiosidad apuntando hacia el cielo y sus espacios místicos, dice el propio Tange, se imaginó la nueva catedral con grandes espacios diseñados según el estilo moderno.


Este arquitecto japonés fue ganador del premio Pritzker en 1987, el galardón internacional más prestigioso de arquitectura.

Los proyectos de Tange reflejan su convicción de que la arquitectura debe tener algo que llega al corazón de las personas. Aun así, las formas, los espacios y el aspecto deben responder a una lógica. Tange creía que el diseño de nuestro tiempo debe combinar tecnología y humanidad. La tradición puede estar presente de alguna manera en la creación de un nuevo proyecto, pero ya no es visible en la obra terminada.



Aquí dejamos sus obras:

ü  Sede principal de Olivetti en Japón (Tokio, Japón)
ü  Conjunto del nuevo Ayuntamiento (Tokio)
ü  Centro cultural (Nichinan, Japón)
ü  Expansión de Tokio, Plan de 1960 (Tokio, Japón)
ü  Centro de radiodifusión y prensa (Kofu, Japón)
ü  Catedral de Santa María (Tokio, Japón)
ü  Torre del Overseas Union Bank (Singapur)
ü  Estadio Olímpico (Tokio, Japón)
ü  Viviendas pareadas (Ichinomiya, Japón)
ü  Torre de GB (Singapur)
ü  Ayuntamiento (Kurashiki, Japón)
ü  Centro de telecomunicaciones (Singapur)
ü  Centro de Arte Sogetsu (Tokio, Japón)
ü  Instituto Tecnológico Nanyang (Singapur)
ü  Hotel Akasaka Prince (Tokio, Japón)
ü  Museo de Historia Prefectural de Hyogo (Tokio, Japón)
ü  Ampliación del Museo de Arte (Minneápolis, Estados Unidos)
ü  Conjunto monumental por la Paz (Hiroshima, Japón)
ü  Escuela Tohin (Tokio, Japón)
ü  Museo de Arte (Yokohama, Japón)
ü  Sede central de la Universidad de las Naciones Unidas (Tokio, Japón)
ü  Recinto de la Feria (Bologna, Italia)
ü  Nueva ciudad en Catania (Sicilia, Italia)
ü  Embajada de Japón en España (Madrid, España)

Y aquí, en Konstruarto, nuestro pequeño homenaje a este genial arquitecto.

info@konstruarto.com